En el autobús

Un tío se sube a un autobús y empieza a coquetear impertinentemente con una monja ; al cabo de un rato, empieza a tocarla, así que ella se baja del autobús en la siguiente parada, y el conductor del autobús le dice:
– Pero bueno, ¿es que usted no tiene el mas mínimo respeto de nada?
– No, si lo que ocurre es que la fantasía de mi vida es hacerlo con una monja.
– Bueno, en ese caso le contaré un secreto. Esa misma monja se va todas las tardes a un descampado cerca del convento, y se pone a rezar debajo de un olivo que hay allí para que Jesucristo se la aparezca y la
haga el amor.
– Anda, genial! Pues ya me encargaré de que esta tarde se le aparezca, ja, ja.
Esa tarde, este tío se va disfrazado con una toga y una mascara al descampado cerca del convento y se sube al olivo, y ve que se acerca la monja y que se pone a rezar fervorosamente debajo. Entonces salta detrás
de ella y la dice:
– Tus plegarias han sido escuchadas, y he descendido del cielo para poseerte.
– Oh, Señor, muchísimas gracias.
Y rápidamente proceden. Al acabar, el tío se quita la mascara y le dice a la monja:
– Sorpresa ! Soy el del autobús !
Entonces la monja se retira el hábito y dice:
– Sorpresa ! Soy el conductor !

Published in: on abril 24, 2008 at 5:51 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://loschistosos.wordpress.com/2008/04/24/en-el-autobus/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: